La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha establecido que los gastos de tasación propios de los créditos hipotecarios anteriores a la actual Ley de Contratos de Créditos Inmobiliarios correrán a cargo de las entidades bancarias.