La sentencia dictada aplica lo dispuesto en el art. 395 de la L.E.C., en un procedimiento judicial instado contra Banco Sabadell solicitando la nulidad del contrato de una tarjeta revolving emitida, el cual aplicaba un tipo de interés usurario.